Saboreando el momento

image

En una tranquila posada, elmeditador recrea su mente, dulce existencia anillada al cuerpo del tiempo presente.
Las musas, que en el bosque de los amigos contagiosos, discuten sobre el poder del poeta, remueven su lira y su barca la llevan al puerto con playa.
Almería de luces y costumbres, abierta insomne a su costa, recupera su don y su doña, gaviotas de pico y concha.
En el atardecer temprano, cuando el sol recién mediodía, separa la luz de la sombra, rompe la esencia del todo.
Mira cómo el niño su acordeón toca, revisa el pobre su riqueza, y en un nido de cobre, hace de oro la magia.
Incrédulo, el harapiento viento, bendice la estancia con gracia, atravesando los mirlos su cumbre.
Mar y brillosa la mar mansedumbre sintoniza la sal y la labia, escurridizas canciones de tonadas portuguesas opor tunas.
En el cimbrel de la luna bella, donde la silueta esbelta muerde su cuna, la logística de la entereza traza su fin confundida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s