Lo que el mar me dice.

Mar habla, lo inunda todo, no hace falta verlo, solo sentirlo, saber que está ahí, oírlo. Inmensa inmensidad, que llega a la costa, la playa, llegando su sonido hasta mi, llegando su agua hasta mi, no moja, pero llega. Sólo tengo que pararme y prestar atención, no hace falta verlo, el sonido está ahí, rompen las olas en la arena, constante, no desaparece, puede que en la calle haya mucho ruido y eso me impida oírlo con claridad, pero no es lo normal, se oye, siempre se oye, y cuando llega la noche, no cesa, nunca cesa, pero en la noche, en la noche el silencio es mayor, y es lo que hay, mar y silencio, olas rompiendo, y silencio.

Imagino el mar en su inmensidad, compacto, vivo, llegando a tierra firme, rompiendo la tierra, la tierra es firme pero no soporta tanta embestida, pienso en el tao y cómo lo blando puede a lo duro, pero en realidad, no hay batalla alguna, hay equilibrio, eso es todo, gracias a la tierra el mar se sostiene, os imagináis un planeta sólo de agua?, una gran masa esférica, de agua… No es el caso, nuestro planeta es tierra y encima está el agua, agua que se mueve, olas que llegan.

No hace falta estrujarse el cerebro pensando en qué decir sobre el mar, el mar mismo se encarga de decirme qué decir, con su presencia, constancia, su romper, esa rotura de aguas, ese nacer de palabras, ese entregar, constante regalo, fuente inagotable de versos, ideas, poemas, escritos, pensamientos, emociones. el mar es algo vivo, es de donde venimos, evolutivamente, de hecho nos llevamos mar con nosotros, el riñón es el encargado de regular nuestro mar corporal, será humedad ambiental un modo de mar?

Los pensamientos llegan como olas, olas diversas, conjuntos de palabras, yo solo las junto y las deposito, soy un trabajador del mar, un poeta, no es cierto que los poetas siempre hemos sido llamados a trabajar para el mar?

Las ideas vagan como peces, metáforas iridescentes, sumergidas en las aguas angostas, sumergidas entre todo ese oleaje, pero yo no quiero hablar de aguas turbias, este poeta conecta universalmente con el agua, su frialdad, en general el mar es agua fresca, bien lo saben esos migrantes en patera, que a pesar de venir engañados a un sueño europeo, cuando caen al agua fría, en pleno agosto, muchas veces siguen tiritando. un saludo para todos esos migrantes, obligados a salir de sus tierras por un sistema criminal que compra a sus poderosos y los echa de su madre áfrica.

El verso  comienza en algún punto y terminará en otro, la prosa y la poesía se juntan, se mezclan, como fuego y tierra y agua y viento en la imagen del volcán que expulsa sus mugidos de fuego vaporosos en el fondo del océano.

Mar fresco y pendenciero, a veces bravo, arranca vidas, pero qué son las vidas a su lado. es tan grande y ‘sobrenatural’, tan realmente natural. La vida humana no tiene sentido junto al mar. somos un trozo de alga más en sus brazos. Sí, el mar da vida y peces y alimento. Pero es un dar porque sí, porque sucede, simplemente da, no ya que no espere nada a cambio, es que así es su riqueza, su inmensidad. Le importa un carajo lo que nosotros opinemos, mar da.

Cada ola rompe de manera distinta, se parecen, todas son olas de mar, cada cual rompe de manera distinta, me recuerda al resto de la vida, cada ser vivo tiene su cuerpo distinto, su fisonomía, también así cada ola tiene su fisonomía, y también el sonido de cada ola tiene su fisonomía distinta, misma fuente, distinta ola.

Escucha, meditador, lo que el mar comenta,no tiene acentos, es universal, habla igual a todo el mundo, no personaliza, como la luz del sol, misma palabra para todo.

De muy joven era poeta, ahora sigo siéndolo, vine a Almería para escribir sobre el mar, gracias al mar, qué más da todo, qué importan el dinero, las preocupaciones, las cosas de los hombres, un poeta es devoto del mar, no hace falta verlo, ni olerlo, no hace falta bañarse en él, solo con oírlo es suficiente, pues su sonido es la música, y la música es la musa que gobierna mi cerebro, los que me conocen lo saben, músico soy, y poeta, y mi función en la vida es escribir, contar lo que el mar me cuenta, sintetizar, igual que hay fotosistesis, o proteinas en el cuerpo que se alimenta, yo me alimento de mar y escribo palabras, está lejos, jeje, a unos metros, y yo escribo gracias a ello, suficiente es la distancia, científica es la distancia, cual pintor que se aleja para poder pintar la obra.

Pintan las olas su lienzo, tan eterno como la historia del mundo, el mar baña, el mar limpia, purifica, con esa pureza que es la naturaleza, no la purificación exenta de vida, sosa, si no la pureza de lo original, de la vida. No la pureza del agua destilada por humanos errados, si no la pureza del baño de sal, baño de mar.

Mar horizontal, aunque albergue cordilleras dentro, tabula rasa, mar igualitario, mar popular, humano, aunque guarde en su interior la mayor cantidad de diferencias sociales, un solo mar.

Mar de venus, estrepitoso, mar placentero, en regocijo, mar que extiende su ola con suavidad, brutal a corta distancia, sutil en lejanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s